San Ignacio de Loyola


SAN IGNACIO DE LOYOLA

«En plena naturaleza, abrió en 1888 como casa de acogida y reposo para enfermas».

Centro privado sin ánimo de lucro cuyo objetivo es ofrecer una atención integral, inspirada en el espíritu de las Hermanas Franciscanas Misioneras de la Natividad de Nuestra Señora.

Situado en una tranquila zona del antiguo pueblo de Sarriá, en busca de silencio y un ambiente relajado, a la vez que la buena comunicación, San Ignacio de Loyola es un centro pensado y equipado para acoger y prestar atención a personas mayores que ya no pueden llevar una vida independiente.

Con capacidad para 53 residentes, este centro cuenta con: Residencia Asistida para atención a personas en situación de dependencia, con plazas privadas y concertadas; Centro de Día para asistencia en régimen de acogida diurna a personas dependientes, con plazas privadas y concertadas; y Servicio de Comedor para ancianos residentes en la zona.

Para nosotros es muy importante crear un ambiente familiar y cálido para todos los residentes y sus familias. Por ese motivo, la atención se lleva a cabo desde la individualidad del trato personalizado, mediante el trabajo interdisciplinario orientado a estimular, ayudar y/o suplir las necesidades de las personas a las que atendemos. Proporcionamos una asistencia integral y profesional que tiene en cuenta todas las dimensiones de las personas: nivel funcional, psicológico, social y espiritual, con el objetivo de ofrecer una mejor calidad de vida.

Nuestras habitaciones, individuales o dobles son luminosas y amplias, con baño anexo. Las instalaciones cuentan con Sala de Fisioterapia, Sala de Actividades, Comedores, Salas de Estar, Capilla y Patios con Jardines de acceso libre.

Promovemos la participación para una vida activa y con sentido, ofreciendo un ambiente de acompañamiento y seguridad centrado en la persona, con actividades que engloban las áreas de :

  • Atención y salud: prevención, soporte o ayuda a las necesidades de la vida diaria.
  • Relaciones y ocio: acompañamiento, escucha, actividades y salidas.
  • Sociales y Espirituales: fiestas y celebraciones religiosas.

Contamos con atención socio-personal y sanitaria, espiritual y religiosa. Cocina casera, limpieza y lavandería.
Con el compromiso de ofrecer el mejor nivel de vida posible, promoviendo los valores de igualdad, el reconocimiento a la diversidad, la autonomía personal y los vínculos de convivencia.